Fieles a nuestro compromiso de intentar traer al BBF cervezas que nunca hayan pisado nuestras tierras y gracias a la colaboración de nuestro amigo Max Boroda de Green Street Brewery, este año se acercan al festival 7 cerveceras rusas junto a sus brewers. Podrás encontrar lo mejor de la escena cervecera rusa en su propio stand, probar sus cervezas y charlar con ellos, porque en Rusia, no solo se bebe Vodka…

Quizá no lo sepas, pero Rusia es el tercer mayor productor mundial de cerveza. Más de la mitad del alcohol que se consume son bebidas espirituosas, pero un gran porcentaje, cerca del 40%, es cerveza. Es un mercado dominado por Baltika, propiedad de la danesa Carlsberg, y por cervezas tipo Lager, un poco como la gran mayoría de países europeos. Por suerte para nosotros esto está cambiando, gracias al boom del movimiento Craft y gracias también a que el gobierno ruso ha adoptado un enfoque de laissez faire con la creciente industria cervecera que está ayudando a su desarrollo y a que evolucione rápidamente.

Pero esta no siempre fue tierra de Lagers: durante años, las cervecerías de la corte hicieron cerveza para los zares, y las cervezas inglesas tipo Ale eran populares en tiempos de Catalina la Grande. Se cree que el estilo de cerveza Russian Imperial Stout recibe su nombre de esa época, cuando los elaboradores británicos empezaron elevar los niveles de alcohol para conservar mejor la cerveza negra que exportaban en su largo viaje a la corte rusa. Pero cuando los bolcheviques llegaron al poder, cambiaron a los cerveceros belgas y británicos por fabricantes de cerveza de países más afines al nuevo gobierno como Alemania, la República Checa o Eslovaquia (Checoslovaquia en esos tiempos).

San Petersburgo, históricamente la ventana de Rusia a Europa, vio los inicios del movimiento Craft Beer ruso hace más de una década y hoy en día lidera, junto a Moscú, el avance de la cerveza artesana por todo el país. Rusia tiene gran tradición de homebrewing y algunos de estos cerveceros caseros son los que empezaron a montar microcerveceras y cervecerías en busca de un producto de más calidad que la que encontraban en las tiendas habituales.

La mayoría de las micros trabajan típicamente con lúpulo americano y malta alemana, elaborando estilos de corte más moderno, pero otras muchas están tratando de resucitar las tradiciones cerveceras de Rusia. Algunas están comenzando a desarrollar sabores locales, como una cerveza que intenta imitar el sabor de una galleta de fruta tradicional o cervezas experimentales que utilizan la savia del abedul, el trigo sarraceno o el Kvas, una bebida de pan fermentado típica del país.

En Moscú los brewpubs y los bares especializados están tomando gran protagonismo, tanto que en los últimos dos años se han abierto al menos dos docenas de cervecerías.  Y es que, como comentábamos antes, es relativamente fácil abrir un local cervecero: no se requiere licencia de licor si un establecimiento sirve solamente la cerveza, y los costes de lanzamiento son mínimos. Como resultado, los bares Craft se están extendiendo desde Moscú y San Petersburgo a las regiones.

Las cerveceras también están creciendo rápido en número y ya hay más de 1.000 micros en Rusia, de las cuales 7 de las más representativas estarán en el BBF:

  • AF Brew: Dos ex – empleados de Baltika, junto con un tercer amigo, comenzaron a fabricar su propia cerveza bajo el nombre de AF Brew en 2012. Desde entonces, se han convertido en una de las microcerveceras más famosas de Rusia. AF viene de «anti-fábrica», lo que no es sorprendente, ya que, además de empezar como “gypsy brewers” (cerveceros sin fábrica), la mayoría de sus bebidas se elaboraban a escala micro y con un nivel extremo de lupulización. Los fundadores Nikita Filippov, Dmitry Buldakov y Artyom Kovalchukov afirman que no quieren hacer las cosas a medias y en noviembre de 2016 montaron su propio local en San Petersburgo con equipo completo de elaboración, bodega de maduración y tap room (zona de cata). De las cervezas que traen destacamos la Star 14, una Vermont Milkshake IPA (o New England IPA) de 8% y cargadísima de lúpulo, elaborada en colaboración con otra de las cerveceras que nos visitan, Stamm Beer.
  • Stamm Beer: En Moscú, una de las principales cerveceras craft es Stamm Beer, fundada en 2011 por un joven empresario ruso, Andrei Ivanov. Seis años después, Stamm Beer se puede encontrar en muchos de los locales cerveceros de toda Rusia. «En Stamm, elaboramos muchas cervezas basadas en la levadura, y también en estilos más americanos como nuestra Red River o El Dorado», nos comenta Andrei. Stamm Beer ha visto casi un 250% de crecimiento en la producción desde su fundación en 2011. Entre las cervezas que nos traen destacamos la “Sour Passion Fruit” una Sour Ale clásica de 6% con fruta de la pasión. Una cerveza ácida y afrutada, elaborada en colaboración con Zagovor Brewery, que también nos visitan.
  • Zagovor Brewery: Cervecera establecida en 2014 y afincada en el centro más underground de Moscú. Elaboran una gran variedad de estilos y son también propietarios del bar RULE Taproom y de la tienda especializada en cerveza artesana DOGMA Bottle Shop. De entre sus cervezas destacamos su Blast Beat una NEDIPA (New England Double IPA) de 8% y 70 IBUs (unidades de amargor) ¡un fresco y jugoso zumo de lúpulo!
  • Bakunin: Fue fundada por tres personas apasionadas por la cerveza: Alexander Romanenko, también dueño del local Eponymous Beer Cafe, Yuri Mitin un cervecero casero entusiasta y Vladimir Naumkin, cervecero profesional. Su amor por los sabores ricos, experimentos valientes y el deseo de compartir buena cerveza con buena gente combinó sus esfuerzos y, en septiembre de 2013, presentaron su primera cerveza: Laughing Sam American Pale Ale. Desde entonces han ido creciendo y ganando popularidad por toda Europa, elaborando buena cerveza de forma nómada (sin fábrica propia). De las 3 cervezas que vienen con ellos estamos deseando probar una de sus novedades, una IPA con pomelo, trigo, avena y lactosa. Una cerveza diferente elaborada en colaboración con la cervecera catalana La Pirata.
  • Velka Morava: Establecida en Moscú en el 2010, es la cervecera más tradicional. Elaboran estilos clásicos con ingredientes seleccionados de origen Checo, como la malta de Moravia o el lúpulo Zatec. De sus cervezas destacamos la Zolotoy Yarlyk, una cerveza tradicional rusa, premiada en tiempos de los Zares, con 5.4% y 40 IBUs, elaborada con malta Pils y lúpulo Saaz.
  • One Tone (Odna Tonna): One Tone es una fábrica de cerveza y un bar que comenzó como una empresa familiar experimental hace apenas un par de años y ya se ha convertido en un fenómeno conocido a nivel nacional. La cervecera, establecida en Zhukovsky, un suburbio al sur de Moscú, fue creada por un entusiasta del lúpulo autodidacta llamado Alexander Belkov. Odna Tonna es considerada una institución en Moscú, tanto que ha convertido la población de Zhukovsky en un lugar de peregrinación para los bebedores de cerveza artesana. Entre las cervezas que nos van a traer, nos llama la atención la Acacia Venue, una IPA de 6.8% con miel de acacia, hipérico y tomillo.
  • Green Street Brewery: Micro cervecera establecida en 2015 y ubicada en un laberinto de fábricas abandonadas fuera de Moscú, Green Street Brewery es una de las muchas micros que alimentan el auge de la cerveza artesanal rusa. Nuestro amigo Max Boroda y un grupo de amigos elaboran unos 800 litros de cerveza cada mes en Green Street. Entre las joyas que nos traen destacamos una Imperial Stout de envejecida en barricas de Cognac elaborada en colaboración con la cervecera catalana Guineu. ¡Salut!

Acercaros a probar sus cervezas y hablar con los elaboradores en su propio stand para conocer mejor la creciente escena cervecera rusa, seguro que sus cervezas no os dejan indiferentes. На Здоровье! Tvoió zdorovie!